Receta de Brocheta de Sandría amarilla, pollo, pimiento y champiñones

De las frutas más consumidas en verano, por supuesto por estar en temporada y por su frescura, son el melón y la sandía. Por su contenido en agua de 90%, una rebanada o en trozos son el postre perfecto para una comida refrescante.

La sandía es una fruta cucurbitácea, esto quiere decir que crece de plantas que sus frutos contienen pipas. Las sandías que no tienen pipas, son producto de una modificación en el cultivo, gracias a la hibridación. Se caracteriza por ser una fruta de gran tamaño y por su carne jugosa. Sin porosidades en el exterior, la podemos encontrar con distintos tonos de verde en el exterior.

Tiene una pulpa dulce, principalmente de color rojo gracias a la presencia de licopeno, un potente antioxidante que encontramos en otros productos como el tomate. No es habitual consumir la corteza o piel, pero en algunos países sí que se aprovecha, bien en encurtidos o como producto complementario. La carne de la piel (la parte blanca entre la carne roja y la piel verde) tiene un sabor neutro, incluso un poco parecido al calabacín.

La Sandía Amarilla

Actualmente es muy común encontrar sandía amarilla, justo al lado de la sandía roja “de toda la vida”. No goza de una gran aceptación porque se relaciona como un producto modificado genéticamente, es decir como un transgénico.

La sandía amarilla es también conocida como sandía melón, Melchora o Graciosa. Los agricultores aseguran se surgen de manera natural, aunque no consiguen ponerse de acuerdo cómo surgió, algunos aseguran que se debe a alteraciones en la mineralización del terreno, o por la polinización natural que combinó propiedades de la calabaza y sandía.

El punto es que mediante la fotosíntesis de los carotenoides se aporta este color amarillo singular en este producto. Incluso algunas investigaciones aseguran que tiene una elevada concentración en citrulina, un aminoácido vasodilatador.

Crece en sitios concretos, donde han sabido salvaguardar el secreto de las semillas o la tierra. En las comarcas Vitigudino, Salamanca y en algunos puntos de la sierra de Francia.

Gustativamente suele ser más dulce que la sandía roja, pero en esencia goza de un claro sabor a sandía (faltaría más).

En definitiva, se trata de un producto que podemos aprovechar para fomentar el consumo de productos nacionales y sobre todo sacar partido del color que no solemos asociar al sabor frutal y dulce que proporciona. Cierto que la piña puede ser un competidor, pero la sorpresa viene por el sabor puramente a sandía con un color poco habitual.

Brocheta de Pollo con Sandía amarilla, pimiento rojo y champiñón

Como ejemplo, una receta sencilla y rápida, pero diferente: Brocheta de Pollo con Sandía amarilla, pimiento rojo y champiñón.

receta sandía amarilla

Fuente: www.wapa.pe

Ingredientes (4 personas)

  • 500 g pechuga de pollo
  • 300 g pimiento rojo
  • 250 g champiñón
  • 400 g sandía amarilla
  • 10 ml salsa de soja
  • 1 lima
  • 50 g cebolla

Elaboración

  • Cortar la cebolla en brunoise, mezclar la salsa de soja, zumo de lima y 50 ml de agua en un bol.
  • Cortar el pollo en cubos medianos. Marinar en la mezcla anterior, al menos durante 10 minutos.
  • Mientras tanto, cortamos el pimiento y sandía en cubos grandes, de tamaño similar al pollo. Limpiar los champiñones.
  • Escurrir el pollo de la marinada. Ensartar en palos de brocheta, intercalando ingredientes. Procura que la primera y última pieza de la cadena sea un trozo de sandía amarilla.
  • Asar en plancha por todos lados, juega con el fuego para conseguir la correcta cocción del pollo.
  • Sirve acompañadas de mézclum con dados de queso fresco y tomate cherry. Aliña la ensalada con una limoneta elaborada con zumo de lima y aceite de oliva. Decora con semillas de sésamo.

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *