Noticias de cocina y recetas Noticias relacionadas con ESAH

CONSEJOS PARA UNA BUENA TORTILLA DE PATATA

28 enero, 2013

Hablemos de nuestra famosa tortilla, la de patata, la española, la de toda la vida. Existen tantas formas de hacerla como cocineros.

Hay  quien dice que la patata debe estar bien cocida antes que frita y se debe dejar un tiempo en remojo con el huevo batido para que empape y adquiera consistencia; hay quien, da más importancia al aceite que se usa, pues el de girasol recuerda, tiene un sabor más suave que el de oliva; otros cuajan el huevo o lo semicuajan; y quien la hace sin huevo, mezcla la patata con harina de maíz  maizena o pan rallado; la hacen con cebolla o sin ella, de diferentes tamaños, gruesa o fina, y con  multitud de variantes, chorizo, champiñones, calabaza, ajetes…

Yo te doy unos consejos para que tomes nota y te salga siempre esponjosa y muy sabrosa, a mí me funcionan, espero que a ti también te ayuden.

  • Muy importante, hacernos con una sartén antiadherente, imprescindible y fundamental, pues a la hora de dar la vuelta a la tortilla es mejor no llevarnos sorpresas y que no se nos quede pegada por ninguna parte. Un vuelcatortillas también nos va a ser muy útil para poder hacerlo, su diámetro debe ser más amplio que el de la sartén
  • Las cantidades de los ingredientes las calculamos en base al tamaño que la queramos hacer, porque, una vez que tenemos las patatas, los huevos, el aceite, la cebolla y la sal, todo lo demás que quieras añadir  es opcional.
  • Es recomendable pelar las patatas y cortarlas preferentemente finas y no en cuadrados, las lavamos y echamos en la sartén  donde previamente hemos calentado  el  aceite, añadimos cebolla troceada y una pizca de sal, no mucha, pues luego echaremos también sal en el huevo y no debemos pasarnos.
  • La patata debe quedarse blandita y es muy conveniente escurrir bien el aceite antes de mezclarla con el huevo. Podemos ponerla, cuando haya que sacarla de la sartén, en un plato con papel de cocina y dejarla unos minutos, el papel absorberá el aceite que le sobra a la patata y la cebolla.
  • Batimos los huevos en un bol grande, para hacernos una idea de las cantidades, si hemos pelado 3 ó 4 patatas medianas, utilizaremos unos 6 huevos, es importante batirlos bien y  a mano, no es aconsejable hacerlo con la batidora, tiene que quedar bien homogéneo (con burbujitas); hechamos otra pizca de sal mientras batimos el huevo, y una vez hecho, lo juntamos con la cebolla y patata en el mismo bol, mezclamos  todo y lo volvemos a echar en la sartén en la que  hemos calentado antes un chorrito de aceite para que cuaje bien la tortilla.
  • Introducimos una espátula por las zonas del centro de la sartén y por todo el borde de la tortilla para aseguramos que no se agarra y nos resulta más fácil darle la vuelta después, antes que cuaje el huevo, podemos echarle una chorradita de leche, le dará un sabor muy suave al final.
  • Para darle la vuelta con el vuelcatortillas, nos aseguramos que está bien cuajada por otro lado, “movemos la sartén por el mango  para que la tortilla baile” y se mueva, comprobando que no se ha agarrado y antes que se queme le daremos la vuelta.

Cada uno le dará el punto de cocción que más le guste, hay quien le gusta el huevo menos cuajado y algo blandita por dentro, yo por mi parte, me gusta cuajado, esponjosa y doradita por los lados. ¿Y a ti, cómo te gusta? Sea como sea, espero que la disfrutes.

Elba Martín Gonzalvo

Departamento tutorial

Imágen: Richard Alexander Caraballo

ESAH, Estudios Superiores Abiertos en Hostelería

ESAH, Estudios Superiores Abiertos de Hostelería es la escuela de restauración y turismo online de referencia a nivel nacional. Los cursos y másters de EstudiaHosteleria.com son una iniciativa del Grupo Lezama, la Escuela de Hostelería de Sevilla y SEAS, Estudios Superiores Abiertos (Grupo San Valero). Formación profesional de calidad accesible para todos.

Compartir en:
  • Silvia
    18 febrero, 2013 at 19:39

    Yo la tortilla la hago, además de añadiéndole cebolla, añadiéndole también una cabeza de ajo (dándole un toquecito con el cuchillo para que suelte mejor el sabor) que después, cuando se vaya a pasar al huevo, se quita.

    Le da un sabor bastante rico, sin ser excesivo, como en el caso de que le añadiéramos el ajo troceado.

  • ESAH
    19 febrero, 2013 at 12:55

    Excelente truco Silvia, lo probaremos.

Deja un comentario