Recorremos el vino argentino con nuestro alumno de enología, Óscar Balmaceda

Queremos saber más sobre el vino argentino y con quién profundizar mejor en esta tierra que con Óscar Balmaceda Yanzón, que acaba de finalizar en ESAH el Experto en Enología Técnica, programa que ha cursado desde este país, Argentina.

Apasionados como somos en ESAH del vino, no hemos encontrado mejor oportunidad que esta para conocer más sobre el vino en este país.

 

>> ¡Hola Óscar! Parece que tu pasión por los vinos viene de familia.

Antes que nada, gracias por  invitarme a vuestro gran espacio, un placer. Creo que ustedes sí saben cuidar a sus alumnos no importando la distancia.

Volviendo a tu pregunta, vengo de una gran familia de tradición en viñedos y bodegas. Mi padre y abuelo fueron nuestros mentores, si lo podría llamar así. Digo nuestros, porque está mi hermano, que también es un apasionado como yo por la vitivinicultura. Desde muy pequeños trabajábamos en nuestros viñedos aprendiendo todos los pasos para levantar la producción y cuidarla.

>> ¿Qué caldos producíais?

Producíamos varietales moscatel de Alejandría, cereza y tinta. Con estas variedades, el vino final eran claretes, llevando todo su proceso y tiempo.

>> ¿Con qué objetivos comenzaste a cursar Enología en ESAH?

Siempre estuvo en mi mente, era como deuda pendiente, con mi padre sobre todo, porque él fue quien me enseñó prácticamente todo. Él nos preparó para que este fuera nuestro futuro, y vi la oportunidad en vuestra institución. Además descubrí que tengo vocación para enseñar y de esta forma puedo ingresar en otras instituciones para volcar el conocimiento adquirido en ESAH y el aprendido en el campo.

>> A raíz de tu proyecto final del experto, estás escribiendo un libro sobre la ruta del vino argentino y la viticultura en el país ¿En qué situación se encuentra el sector en Argentina?

Sí, gracias por mencionarlo. El haber desarrollado una monografía anterior, porque soy chef Internacional y luego el Experto en Enología, me di cuenta que podía seguir escribiendo un libro contando todo sobre la verdadera ruta del vino en mí país, que muy pocos conocen (o creo yo que es así, jajaja).

Siguiendo con ese mismo enfoque que comentaba antes, el de enseñar, quiero que todos conozcan y comprendan cómo se hacen los vinos, todos sus procesos, la historia y el crecimiento en Argentina en estos últimos 30 años. Y digo 30 años porque es cuando fui observando cómo tierras no cultivables ahora, son oasis de viñedos de todo tipo de varietales.

Variedades y vino argentino

>> ¿Cuáles son las variedades de uva más utilizadas y consumidas en Argentina?

En la Argentina se encuentran todos los varietales, Carbernet Sauvignon, Chardonnay, Tempranillo, Shyra, Merlot, Pinot Noir o Cabernet Franc. Este último se está acomodando en el mercado interno, que es muy bien aceptado, aunque no son muchas la hectáreas plantadas de este varietal.

También Torrontés, para producir cosecha tardía, se está consumiendo mucho en estos últimos 6 años, un vino suave sobre todo muy consumidor por las mujeres.

Pero sin duda en Argentina somos grandes consumidores del Malbec, es la niña bonita de todo nuestros varietales, aunque es una opinión personal.

>> ¿Qué cultura del vino existe en Argentina?

Para ser honesto, hay una gran cultura del vino, sobre todo en la región de Cuyo, que es de donde provengo. Después se fue extendiendo por toda la cordillera desde la Patagonia a Cafayate. Observarán que se encuentran en la misma latitud de los países con más tradición de vinos, es por eso que la cultura es Europea.

Hasta hace 20 o 25 años fueron muy tradicionales para la producción, pero con la llegada de inversores de Europa,  se fueron agornando a la demanda de los mercados. Con esto quiero decir que algunos cambiaron, pero no todos. En la actualidad hay una nueva generación de bodegas y bodegueros, por ejemplo, la bodegas boutique o el enoturismo, que se han tenido que acomodar a los grandes cambios.

>> ¿Cómo es el consumidor de vinos de Argentina?

El consumidor en Argentina ha crecido considerablemente en los últimos 20 años. Es más exquisito, prueba más, exige más. Además el mercado local creció, por dar un ejemplo, por cada botella de vino se consumía 5 de cervezas, ahora esa ecuación a cambiado, en 2 dígitos más o menos, es una señal de que el consumidor nuevo son jóvenes de entre 25 años en adelante.

A esto se suma que, dado que la propuesta en el mercado es muy variada, hay vinos muy direccionados al consumo femenino: vinos rosados y cosecha tardía. Ese segmento creció y va en crecimiento, en mi opinión, por el momento, no tiene techo.

>> ¿Qué características tiene el vino argentino en sus diferentes zonas?

Las características de nuestros vinos depende del varietal y la zona de cultivo. En mi humilde opinión, los vinos del Sur son de color intenso, algo áspero al paladar pero de sabor agradable. Los de Mendoza tiene una característica muy particular cada varietal tratado, en su mayoría los tintos, y de reserva son envolventes, sabores muy definidos, tiene intensidad en su color y definición. En San Juan desde siempre, lo que más la ha caracterizado fueron los vinos Blanco, todos sus varietales, Moscatel, Pedro Giménez, Torrontés o Chardonnay entre otros. Eso es debido a la calidad de su sol y el clima más seco.

Hace unos años comenzó a tener aceptación el Shyra, sus características son apreciables a cualquier paladar. Por lo general las partes cultivadas en Argentina están en la misma latitud de Europa.

Los estudios de enología

>> Debido a la practicidad de la especialidad, la enología, a algunas personas les sorprende la realidad de estudiar esta materia con una metodología online ¿Cuál ha sido tu experiencia?

Mi experiencia fue más  positiva de lo imaginado. Nunca estudie de forma online, fue una transportación y vivencia muy particular, creo que lo exprese en mi trabajo final.

También puedo decir que haber tenido experiencia previa que eso ayuda a la interacción con el docente. De igual forma tengas o no experiencia se puede realizar sin problemas, claro está poniendo mucha actitud e interés en aprender y adquirir más conocimientos. En síntesis fue algo nuevo y de excelente calidad.

>> ¿Qué es lo que viste durante el curso?

Enología y Vitivinicultura, Análisis sensorial, Elaboración del vino en bodega y Elaboraciones especiales, así como las leyes y tratados.

Fuimos estudiando las regiones y los varietales que se cultivan en cada una de ellas, sabiendo detectar los sabores, aromas, colores, describiendo en cada paso sus características, de esa forma fuimos describiendo las diferencias de los varietales que nos dice el trabajo practico, (fue una muy buena excusa para probar unos vinos, jaja).

Tocamos un área de vital importancia que es la química, donde se hace mucho hincapié en la oxidación y taninos, entre otras cosas.

La parte final es la que más tiempo me llevó, no por lo complicado, sino por todos los pasos que nos llevan a lograr un buen vino de calidad, como también de mala calidad. Los errores que no se deben cometer y cómo buscar una salida elegante a los caldos malos. Nada se pierde, todo se recicla.

>> ¿Qué aporta tener como profesores a profesionales reconocidos y premiados del sector como Antonio Suárez Hidalgo o Jesús Flores Téllez?

Ambos docentes fueron de vital importancia para mi proceso de estudio, sobre todo por sus recomendaciones. Por ejemplo, Jesús Flores Téllez me recomendó un libro que fue interesante para todo aquel que busque una mejor formación, “TRATADO DE ENOLOGÍA” de José Hidalgo Togores (Tomo I y II), lo recomiendo.

Lo que aconsejo es prestar atención y no dejar de consultarles, ellos siempre están dispuestos.

¡Muchas gracias por tu tiempo Óscar!

Muchas gracias a vosotros por la oportunidad de compartir mi experiencia con los docentes, y a la coordinadora Bárbara y a Inmaculada, además de a todos los que forman parte de este equipo de trabajo organizado.

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *