Noticias gastronómicas

Las historia del chocolate a la taza

5 enero, 2021
Las historia del chocolate a la taza

Un buen chocolate a la taza puede ser el perfecto acompañamiento para una tarde con amigos, un momento de relax,… y siempre el cierre perfecto a las fechas navideñas, a una tarde víspera de la noche de reyes… ¡Cómo nos gusta disfrutar de este sencillo y delicioso dulce!

Origen del chocolate

La historia del chocolate es apasionante. Fue uno de los productos que llegaron a España desde América, concretamente en el cuarto viaje de Colón que salió de Sevilla en el 1502. En ese viaje descubrieron que los mayas utilizaban una especie de almendras a modo de monedas. Pero como no era oro no le dieron demasiada importancia.

Tanto los mayas como los aztecas consumían chocolate, pero era un producto muy diferente al que conocemos hoy en día, mucho más fuerte,  amargo y picante ya que lo combinaban con chile. En el siglo XVI fue Hernán Cortés el que se lo presentó a Carlos V. Poco a poco se convertiría en un producto muy aceptado en España primero y en el resto de Europa después.

Fueron las órdenes religiosas las que tuvieron mucho que ver en ello. El chocolate comenzó a consumirse en los monasterios donde investigaron la manera de adecuarlo al gusto europeo. La combinación con azúcar y canela fue la que triunfó. Aún así, el chocolate que se tomaba por entonces y durante mucho tiempo era mucho más fuerte que el que conocemos hoy en día, serían los franceses los que lo suavizarían posteriormente con leche.

El chocolate era un alimento muy nutritivo, con un cierto poder estimulante y según se pensaba en la época incluso afrodisíaco. Desde que fue presentado al emperador, los Virreyes de las Indias se encargaron de que periódicamente le llegasen cargamentos periódicamente a la corte. Sin embargo su precio era muy alto, lo que hizo que fuese un producto exclusivo solo al alcance de la nobleza y de las clases más privilegiadas.

Chocolate a la taza

El chocolate pasó de ser un majar de reyes a una bebida nacional. Los reyes españoles se aficionaron al chocolate, y fueron las infantas españolas Ana y María Teresa de Austria, esposas de los monarcas franceses Luis XIII y XIV las que lo hicieron llegar a la corte francesa.

Poco a poco el consumo del chocolate se fue popularizando y en España llegó a ser considerado como bebida nacional. En origen se tomaba como una especie de medicamento reconstituyente ya que contiene  teobromina, un alcaloide estimulante del sistema nervioso.

El aumento del comercio con La Indias, permitió que llegasen más cargamentos de chocolate y el consumo se abriese a todos los sectores de la población. El chocolate pasó a venderse en multitud de sitios. Pero para bajar el precio fueron muchos los que adulteraban el chocolate, añadiéndole pan rallado, harina de maíz, castañas e, incluso, cenizas con el consiguiente riesgo para la salud.

Hasta principios del siglo XIX el chocolate se molía a mano. Tras tostar y abrir las habas del cacao volvían a tostarse para quitarles la piel, después se molían hasta conseguir una pasta en un metate de piedra. En el siglo XIX aparecieron los primeros molinos mecánicos que eran movidos por animales y después por máquinas de vapor y electricidad. La pasta obtenida se mezclaba con una cantidad igual de azúcar y se le añadían especias como canela, clavo, o pimienta. Se  dejaba enfriar en moldes y después se cortaba en trozos normalmente del tamaño de una onza (28 gramos).

Receta del chocolate a la taza

En sus orígenes, para tomar el chocolate a la taza, las onzas se rallaban en una chocolatera con agua hirviendo, por cada onza de chocolate se añadían seis de agua, así quedaba un líquido bien espeso que adquirió gran fama en Europa.

curso-de-pasteleria-artistica

En nuestro Curso de Chocolate y Pastelería Artística aprenderás todo sobre el trabajo con el chocolate y te mostraremos todas las posibilidades que ofrece para establecimientos de pastelería o de restauración, en general.

Compartir en:

    Deja un comentario

    Información básica acerca de cómo protegemos tus datos conforme al Reglamento General de Protección de Datos (Reglamento UE 2016/679) y en la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales

    De conformidad con lo establecido en el Reglamento General de Protección de Datos, te informamos de:

    - Quien es el responsable del tratamiento: SEAS, Estudios Superiores Abiertos S.A.U con NIF A-50973098, dirección en C/ Violeta Parra nº 9 – 50015 Zaragoza y teléfono 976.700.660.

    - Cuál es el fin del tratamiento: Gestión y control de los comentarios del blog de SEAS. 

    - En que basamos la legitimación: En tu consentimiento.

    - La comunicación de los datos: No se comunicarán tus datos a terceros.

    - Los criterios de conservación de los datos: Se conservarán mientras exista interés mutuo para mantener el fin del tratamiento o por obligación legal. Cuando dejen de ser necesarios, procederemos a su destrucción.

    - Los derechos que te asisten: (i) Derecho de acceso, rectificación, portabilidad y supresión de sus datos y a la limitación u oposición al tratamiento, (ii) derecho a retirar el consentimiento en cualquier momento y (iii) derecho a presentar una reclamación ante la autoridad de control (AEPD).

    - Los datos de contacto para ejercer tus derechos: SEAS, Estudios Superiores Abiertos S.A.U. C/ Violeta Parra nº 9 –
    50015 Zaragoza (España) o través de correo electrónico a lopd@estudiosabiertos.com

    - También puedes ponerte en contacto con nuestro Delegado de Protección de Datos en dpd@estudiosabiertos.com

    Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre nuestra política de privacidad