Noticias de organización de eventos y protocolo

Evolución del ramo de novia

12 mayo, 2016

Con la llegada de la primavera el número de celebraciones por matrimonio, aumenta notablemente. Si nos fijamos en uno de los protagonistas de este evento, la novia, hay un complemento muy especial que define su personalidad, nos referimos al ramo de flores.

Actualmente, el ramo de flores es uno de los complementos más importantes de las novias, dejando de lado su simbología tradicional o religiosa. Las novias pueden elegir entre un sinfín de combinaciones de flores, formas y tamaños que se ajusten a sus gustos personales sin estar condicionadas por modas y convencionalismos sociales.

Sin embargo no siempre ha sido así.

A lo largo de la historia las flores han formado parte de las celebraciones, pero en cada época han tenido un uso diferente. Gracias a los escritos de autores clásicos sabemos que en la antigua Roma, en la celebración de los matrimonios, las novias no llevaban ramos de flores, sin embargo, adornaban el cabello con hierbas aromáticas  y que en la Edad Media los ramos de flores que llevaban las novias tenían la misión de disfrazar el mal olor corporal.

No obstante, comienza a haber un cambio en la celebración del matrimonio a partir del Renacimiento. Cuando el matrimonio pasó de  ser una transacción comercial y mercantil entre familias, a ser la unión entre dos personas que se casaban enamoradas. Sin embargo, en la celebración del matrimonio, las flores no formaban parte de la indumentaria de la novia.

No será hasta principios del siglo XIX, cuando haya una revolución en la celebración del matrimonio. En esos momentos en Europa regían nuevas monarquías que no permitían que se produjesen nuevos movimientos revolucionarios, lo cual provocó que los debates políticos y sociales se trasladasen a los hogares, con lo cual la burguesía habiendo sido excluida del poder político se consoló en la vida familiar creando una nueva cultura intimista y sensible.

En esa época surgen los primeros ramos de novia, que recibieron el nombre de “ramo Biedermeier”. Su principal característica es que tenían una forma circular, disponiéndose las flores en círculos concéntricos.

En la segunda mitad del siglo XIX en Europa, los  ramos de flores de las novias se vuelven ostentosos por el tamaño, de tal forma que en ocasiones tenían que ser llevados por dos personas, ya que simulaban una cascada de flores y podían llegar hasta la rodilla.

La I Guerra Mundial, la desaparición de grandes imperios y la gran primera crisis mundial provocaron que la fastuosidad de las bodas desapareciese, por lo tanto todo ello también se reflejó en los ramos de novia. Surgen los ramos de novia llamados ‘gota o  liberty’,  ya que tienen forma de gota, arco o media luna e independientemente del tipo de flor elegida, son los antecesores de los ramos que hoy en día se siguen llevando. La variación que se observa en ellos serán las flores empleadas y las nuevas técnicas o tendencias de estilo, pero no el tamaño.

Mientras en España a finales del siglo XIX y principios del XX la influencia europea se hizo sentir en la burguesía y en la nobleza, las novias del ‘pueblo llano’ se vestían de negro y sólo complementaban el traje con ciertos prendidos en el velo o con flores de cera.

Durante la posguerra se pusieron de moda los ramos de novia llamados ‘Toias’, los cuales se realizaban con flores blancas de temporada, siendo grandes y planos. Se caracterizaban por unas cintas de satén blanco con pequeñas flores cosidas en los extremos que se colgaban del ramo.

Posteriormente, con la influencia del cine, los ramos de novia se fueron adaptando a otros gustos y pasaron de estar apoyados en la cadera a ser pequeños bouquet.

En toda Europa, en la década de los 70′, se pusieron de moda los pequeños ramos de novia realizados con flores silvestres buscando la naturalidad, sin embargo en la década de los 80′ volvieron a resurgir los grandes ramos en forma de cascada. Será en la década de los años 90′ cuando se ponga de nuevo de moda el bouquet de rosas naturales y se comiencen a incorporar los ramos de tallos grandes.

A comienzos de este siglo al ramo de novia se incorporan flores de colores llamativos y se convierte en un reflejo de la personalidad de la novia, pudiendo ver ramos realizados con mariposas de papel, flores combinadas con broches y abalorios y un sin fin de complementos que hacen del ramo, una verdadera obra de arte.

Si eres Wedding Planner, estar al tanto de las tendencias y posibilidades en un ramo de novia es indispensable.

Bárbara Sanchez-Ramade

ESAH, Estudios Superiores Abiertos de Hostelería es la escuela de restauración y turismo online de referencia a nivel internacional de La Escuela de Hostelería de Sevilla, el Grupo Lezama, y SEAS, Estudios Superiores Abiertos (Grupo San Valero). Visita EstudiaHosteleria.com para consultar nuestra oferta formativa de cursos y másters. Formación profesional para el empleo de calidad y accesible para todos.

Compartir en:

    Deja un comentario