Noticias de organización de eventos y protocolo

Protocolo en la mesa

20 junio, 2018
cubiertos-y-platos

Siempre puede resultar interesante, como invitado a un banquete, a una cena oficial, a una comida en general, conocer ciertas normas sobre el protocolo en la mesa para poder desenvolvernos con soltura, naturalidad y seguridad a la hora de comer y comportarnos sin tener que esperar a ver cómo actúan el resto de los comensales invitados.

¿Qué normas dicta el protocolo en la mesa?

La servilleta marcará el inicio de todo, por lo tanto, una vez nos sentemos a la mesa, cuando estén todos los comensales sentados, nos la colocaremos sin hacer movimientos extraños ni aleteos al aire, sobre las rodillas. La servilleta no debe dejarse nunca encima de la mesa mientras estamos comiendo y tampoco debemos utilizarla como si fuera un babero. Lo suyo es cada vez que queramos beber, la usemos antes y después del trago. Si nos tuviéramos que levantar de la mesa, la dejaremos a la derecha del plato sin doblarla ni dejarla tal y como nos la hemos encontrado pero tampoco totalmente extendida o desparramada encima de la mesa; cuando acabemos de comer, la dejaremos igualmente a la derecha del plato.

La razón de colocarla sobre las rodillas es que el comensal, cuando está en la mesa, debe llevar la comida a la boca y no la boca a la comida, de ahí que cuando estamos comiendo tenemos que acercarnos ligeramente a la mesa pero nunca meter la cabeza en el plato y de ahí la colocación de la servilleta por si acaso se nos pudiera caer algo y entonces lo que se manche será aquella y no nuestra vestimenta.

protocolo en la mesa

Por lo que respecta a la cubertería, ya que deben estar colocado por orden de uso de fuera hacia dentro, los primeros que tenemos que utilizar son los de fuera, que nos los retirarán una vez hayamos acabado, con lo cual, para el siguiente plato, volveremos a coger los que tenemos colocados sobre la mesa a continuación de los que ya hemos usado. Así, podemos observar que siempre nos los encontraremos colocados en el lado de la mano (izquierda / derecha) con el que se deben utilizar, salvo que seamos zurdos, claro está, en cuyo caso estarán igualmente colocados y será el comensal el que los intercambie de mano conforme los vaya usando.

Cada vez es más frecuente que los restaurantes, a la hora de marcar el postre, lo hagan con cuchara, tenedor e incluso cuchillo también y es que cuando por ejemplo hemos pedido flan puede resultar muy incómodo el intentar, sobre todo al final, degustar la última porción del mismo, el tenedor permite tener el postre “controlado” y para esa última porción siempre nos podremos ayudar con el tenedor para “empujarla” con sutileza hacia la cuchara y poder comerla.

Por lo que respecta a la posición en que deben dejarse los cubiertos cuando hemos acabado de comer o estamos haciendo una pausa, existen varias teorías pero yo me inclino por la siguiente:

Para una pausa, dejaremos los cubiertos sobre el plato, sin apoyarlos en la mesa, uno a las 20:00 horas y otro a las 16:00 horas)

Si hemos finalizado, los dejaremos en el plato, sin apoyarlos en la mesa, entre las 18:30 horas y las 15:15 horas, ya que el tenerlos agrupados y paralelos en esas franjas, permitirá al camarero retirarlo por el lado adecuado del comensal sin tener que moverlos delante nuestra y luego retirar el plato.

Protocolo en la mesa

Y por favor, nunca nos llevemos el cuchillo a la boca; ese es el “trabajo” del tenedor; todos aquellos alimentos “blandos” que cedan a la presión del tenedor tales como una tortilla, un huevo, una croqueta, etc., no deben cortarse con el cuchillo, sino que debemos utilizar el tenedor para ello.

Por lo que respecta al platito del pan, debemos recordar que siempre será el de nuestra izquierda. Si vemos que hay dispuesto también un cuchillo este será para untar mantequilla.

La porción de pan que vayamos a usar, la trocearemos con la mano, nunca con el cuchillo y será de un tamaño apropiado para que nos entre en la boca de “un bocado” y utilizaremos esa porción para ayudar a que la comida se agarre al cubierto.

En esta línea del “protocolo del pan”, en ocasiones formales pondremos freno a nuestro “instinto” de mojar o rebañar el plato y ese “momento de placer” nos lo dejaremos para momentos de menos formalidad, así, estaremos adaptándonos a cada situación gracias a la flexibilidad que supone el protocolo.

Respecto a si podemos o no apoyar los codos sobre la mesa, la norma general establece que solo debemos tener apoyados los antebrazos y por otro lado, las manos, aunque una no la utilicemos para comer, siempre tienen que estar a la vista.

Recordad también que los bocados que hagamos deben ser acordes a nuestros carrillos, debemos masticar y tragar antes de llevarnos otra porción de lo que sea a la boca, debemos masticar con la boca cerrada y sin hacer ruidos, no hablar con la boca llena, el alimento se corta a medida que es llevado a la boca, no levantar los codos cuando comemos, no debemos limpiarnos los dientes en la mesa, por lo tanto los palillos nunca debemos usarlos en la mesa, sino que excusándonos ante el resto de los comensales, dejaremos la servilleta en el lado derecho e iremos al aseo.

ivan rad

ESAH, Estudios Superiores Abiertos de Hostelería es la escuela de restauración y turismo online de referencia a nivel internacional de La Escuela de Hostelería de Sevilla, el Grupo Lezama, y SEAS, Estudios Superiores Abiertos (Grupo San Valero). Visita EstudiaHosteleria.com para consultar nuestra oferta formativa de cursos y másters. Formación profesional para el empleo de calidad y accesible para todos.

Compartir en:

    Deja un comentario