3 claves para la gestión de restaurantes

Seguramente muchas veces habrás oído que una buena cocina o cocinar bien, no es suficiente para que un restaurante funcione. Y es que la gestión de restaurantes debe ser la base de todo proyecto de restauración.

Gran parte del éxito de un establecimiento, es realizar una buena gestión. Y desde luego, es una afirmación que conlleva muchos aspectos: gestión de proveedores, reservas, precios, menús, calendarios de pagos, etc.

A continuación, vamos a recoger algunos aspectos importantes en esta faceta de la cómo gestionar un restaurante.

Gestión de restaurantes

Para una correcta gestión de restaurantes crea un plan de negocio de tu restaurante

Lo más importante en cualquier negocio o proyecto, es realizar un plan de negocio en el que nos marquemos el presupuesto. A partir de ahí, sabremos cuál es la inversión que podemos realizar y los gastos que podremos asumir.

Un calendario de gastos y pagos nos ayudará a controlar las cuentas y organizar la actividad, sabiendo cuánto debemos ingresar para que el restaurante sea rentable.

Además de ello, también tendremos que recoger otras cosas como el modelo de negocio, los objetivos, las acciones para llegar a ellos, los proveedores o la imagen corporativa y el plan de marketing.

Para una correcta gestión de restaurantes controla y elige correctamente tus proveedores

La elección de los proveedores y la negociación de los precios es primordial. Debemos seleccionar proveedores en los que depositar la confianza para que no fallen en las previsiones de envíos y cuya calidad de producto sea buena.

Negociaremos los precios, algo que dependerá de factores como la cantidad del pedido, la asiduidad o productos/servicios trasversales disponibles, entre otros.

Para una correcta gestión de restaurantes establece correctamente tus precios

Una vez establecidos los gastos fijos y variables mensuales que esperamos, deberemos realizar los escandallos para determinar a qué precios vamos a vender nuestros productos (menú, platos, raciones, etc.)

Además de los gastos, también entran en juego otras variables como la estrategia de negocio, que habremos definido en el plan de negocio. En este sentido, podemos intentar ajustar más los precios y buscar más volumen en venta, o bien, por el contrario, generar menos ventas/reserva y a un precio mayor.

Ésto último, siempre tendrá que ir acompañado de algún valor añadido como un servicio excelente, una experiencia de cliente o algún otro factor que lo justifique.

Aprende aquí a hacer el escandallo de un plato.

Si te interesa la gestión y dirección de restaurantes, en ESAH dispones de los siguientes cursos ¡Nos puede solicitar información sin compromiso:

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *